¿Tu competencia vende cada día más, mientras que tu negocio no despega?

No te preocupes. Existe una solución.

Si llegaste hasta aquí es porque tienes un problema en tu negocio: Tus ventas no son tan buenas como te gustaría.

No te preocupes. A todos nos pasa.

Siempre empezamos un negocio con la intención de que todo funcione de la mejor manera y, a pesar de lo mucho que invertimos, las ventas no aparecen y terminas perdiendo no solo dinero, sino la estabilidad y paz mental que tanto necesitamos.

A mí me ha pasado muchas veces.

De hecho, lo primero que hice en mí “vida empresarial” fue una tienda de franelas con diseños “urbanos”. Estaba convencido de que mis diseños (sacados de internet) iban a venderse como pan caliente.

Había invertido lo necesario en una imagen de marca que valía la pena: logo, diseño web, equipos adecuados, redes sociales…

Tenía todo preparado para esa avalancha de compras que suponía iba a tener. Pero nada más lejos de la realidad.

Resultado después de 6 meses: Una sola venta. A mi hermano.

¿Cuál fue el error?

¿Un mercado saturado? ¿Mala calidad del producto? ¿Precios muy altos? No. 

El error fue que no pude comunicar la razón por la que mi producto era mejor que el de la competencia.

Y fue ahí que comprendí la importancia de los textos para vender.

Cuando entiendes eso, el panorama cambia totalmente.

Tener un buen producto no compensa una mala comunicación

La mayoría de negocios no fracasan por tener un mal producto, fracasan por no saber cómo comunicar eso a la audiencia de manera correcta.

Estoy seguro de que tu producto es bueno, pero si estás aquí, también estoy seguro de que no lo estás comunicando de la manera adecuada.

¿Cómo estoy tan seguro?

Simple, basta con que respondas lo siguiente: ¿Qué hace que tu producto sea útil para tus usuarios? ¿Por qué elegir el tuyo y no el de la competencia? Si no puedes contestarlo de manera clara, estás perdiendo dinero.

Tranquilo, no es tan malo. Para eso estoy yo.

Juntos haremos lo necesario para que el mensaje llegue de la manera correcta a tu público, garantizando que tus ventas aumenten y tu vida mejore.

Los textos son el único vendedor que tu negocio necesita

Si tienes una página web, cuentas en redes sociales o una lista de correo, habrás notado lo demandante que es tener todo funcionando de manera correcta.

Y si, además de todo lo que debes hacer, tienes que incluir el tiempo que pasas tratando de convencer a cada cliente… terminas agotado y muchas veces sin los resultados esperados.

Por eso, tener textos que vendan por ti es una necesidad.

Así liberas el tiempo necesario para disfrutar el dinero que ganas.

¿De qué sirve ganar dinero si no puedes disfrutarlo?

Imagina tener un vendedor que trabaje para ti las 24 horas sin horas extras o comisiones, pero no solo eso, sino que sea efectivo.

Eso es lo que un buen texto de ventas puede hacer por ti.

Vender de manera efectiva para lograr que tu inversión se recupere en el menor tiempo posible.

Ahora, por el contrario, (y creo que ya lo has comprobado) un texto de ventas que no sea bueno solo se convierte en una pérdida de dinero y en una gran frustración.

La decisión es muy simple… un buen texto de ventas para tu negocio te genera tiempo y dinero, un mal texto genera frustración y desilusión. ¿Qué vas a elegir?

¿Tu web necesita del copywriting?

Imagina que vas a correr una maratón, pero por alguna razón, en vez de zapatillas adecuadas, tienes tus viejos zapatos de cuero, esos que solo te pones una vez al año para ir a algún evento molesto como el matrimonio de tu tía segunda, esos zapatos que solo de pensar que tienes que usarlos ya te generan dolores en los pies y en la cabeza…

Seguramente con esos zapatos vas a poder correr un maratón, pero te harás daño, además del tiempo que vas a tardar en terminarlo. 

Sin duda, no es la mejor opción. 

Lo mismo pasa con el copywriting, puedes no utilizarlo, pero no vas a ser tan efectivo como podrías. Quizás vendas, pero, definitivamente, no lo suficiente. 

Es que, mientras más tiempo pases con esos malos textos, más difícil será convencer a tu público objetivo de que tu producto merece una oportunidad en su vida.

Entonces sí, no importa lo que vendas, tu negocio necesita del copywriting.

Es justo en este punto donde entro yo.

¿Que qué puedo hacer por ti?

Sí, es la pregunta que yo me haría.

Lo que puedo hacer por ti es sencillo.

Voy a mejorar todos los textos de tu negocio de manera que se conviertan en un vendedor automático 24/7 y, por lo tanto, generen más dinero.

Así de simple, no hay más.

Lo mío es escribir para vender y, gracias a eso, puedo cambiar la realidad de tu negocio.

Pero no te voy a dar la “frase mágica que convirtió a un pequeño hombre de la india en multimillonario”. No.

Lo que te voy a dar es mucho más valioso que eso.

Voy a dedicar el tiempo que sea necesario para garantizar que el mensaje que enviamos a tu público sea el adecuado. Voy a investigar tanto sobre tu negocio, tu producto y tu público, que no van a quedar cabos sueltos al momento de la venta.

Es sencillo.

Te ofrezco mi tiempo, conocimiento, dedicación y una buena manera de potenciar tu negocio para que ganes más dinero.

Puedo escribir:

  • Secuencias o campañas de email marketing
  • Textos para anuncios de Facebook y Google Ads
  • Sitios web completos (Página de inicio, sobre mí, servicios, …)
  • Páginas de ventas (Landing Page)
  • Tus tweets y cualquier texto en tus redes sociales

Es decir, casi cualquier texto que se use para generar dinero, ya sea en el mundo online u offline.

¿Cómo lo haré?

Con un proceso que me ha llevado años perfeccionar, pero que siempre ha dado buenos resultados. 

Primero, tú me contactas con un mensaje aquí abajo y yo te envío un email con un cuestionario que debes llenar y una vez tenga el cuestionario de vuelta (con las respuestas), te contacto de nuevo para agendar una reunión.

En esa reunión hablaremos sobre tu negocio, tus objetivos y todo lo que pueda ayudarme a entender tu negocio de mejor manera.

Debo advertirte que, por razones obvias, si no respondes el cuestionario no podremos trabajar.

Tampoco podremos trabajar si no estás convencido de que puedo solucionar tu problema. Siempre estoy abierto a las sugerencias, pero debes tener en cuenta que yo me he preparado durante años para esto, además, a nadie le gusta que pongan en duda su trabajo antes de empezar.

Por último, tampoco trabajaré contigo si tu producto, por algún motivo, no está alineado con mis valores y principios. Pues, no me sentiría cómodo o comprometido y, probablemente, no haré el mejor trabajo posible.

Para mí, es muy importante que la comunicación fluya de manera adecuada en ambos sentidos desde el inicio, así que ya lo sabes.

¿El copywriting es una buena inversión?

Eso va a depender de tu percepción. Sin embargo, debes tener en cuenta que un servicio que aumenta tus ganancias nunca es un gasto, siempre es una buena inversión.

Dicho esto, para poder hacer un análisis concreto de tu situación y darte un presupuesto correcto de lo que necesitas, es indispensable que respondas el cuestionario. Solo así, podre darte un estimado del monto que vas a invertir. 

Esto es porque cada negocio es único y tiene necesidades de venta diferentes.

Yo no voy a cobrarte por algo que no necesites.

La idea es que obtengas el mayor beneficio posible de mi trabajo.

Mientras más ganes tú, mejor me va a ir a mí. Es un hecho.

Entonces… 

Si quieres ganar dinero, hacer que tu negocio crezca, vender más o simplemente recibir una asesoría… deja que me encargue de tus textos de venta. 

Solo tienes que escribir un mensaje aquí abajo y en un máximo de 48 horas tendrás noticias mías. 

PD: Cuando reciba tu mensaje, te enviaré un cuestionario con una serie de preguntas que tienes que responder con sinceridad.

La información que te pido dentro del cuestionario es totalmente necesaria para que podamos trabajar juntos. No te preocupes, no incluye las claves de tus cuentas bancarias o caja fuerte.

Solo es información sobre tu negocio, clientes, mercado, productos… para poder hacerme una idea de cómo solucionaremos tu problema.  

Además, esto también me sirve para saber qué tan comprometido estás con la idea de hacer crecer tus ventas. Es sencillo, si no puedes tomar el tiempo de llenar un cuestionario, no tendrás el tiempo para dedicarle al crecimiento de tu negocio. 

Insisto en esto:

No me voy a reunir contigo, no voy a llamarte, no voy a dedicar nada de mi tiempo a ayudarte, si no respondes y me envías antes el cuestionario. 

Dicho esto, no queda más que decirte que la decisión es tuya. 

Saludos. 

Jesús Santaella

Ir arriba